Carta del Presidente

María, Madre de Dios y Madre Nuestra, guíanos en este Año Nuevo!


Apreciadísimo hermano sacerdote,

Vaya, de corazón, un caluroso saludo para usted, su familia y comunidad parroquial con el sincero deseo por un 2018 lleno de bendición.

Enero, para muchos de nosotros es un “mes de transición.” Después de haber vivido, con gozo, los santos días del Adviento y la Solemnidad de la Navidad, queremos disfrutar de un “pequeño descanso,” para luego empezar a planear la santa cuaresma, que de paso sea dicho, llega muy temprano éste año.

Quiero compartirles que el 20 y 21 de noviembre, 2017, la Mesa Directiva de ANSH, se reunió en San Antonio, TX, para evaluar la Convocación de Milwaukee, WI, planear la Convocación de San Antonio, TX y reunirnos con su Excelencia Monseñor Gustavo García-Siller, quien nos recibió con mucho gusto; a Monseñor nuestro más profundo sentido de gratitud por ser un gran anfitrión y por el tiempo y la guía que nos brindó.

Da gusto saber que Monseñor García-Siller, al igual que Monseñor Gómez son dos grandes pastores muy comprometidos con ANSH. A ellos nuestra sincera gratitud.

Continuo apelando a su profundo sentido de Co-responsabilidad para con nuestra Asociación; de antemano, gracias por el amor que le brindan a ANSH y por ser, siempre, los grandes embajadores de nuestra Asociación.

Nuevamente, mil y mil gracias por el privilegio de servirles. Imploremos la protección de nuestra Madre de la Altagracia, suya solemnidad celebramos cada 21 de enero, para que nos ayude a ser fieles a la misión para la cual hemos sido ordenados.

Con renovado afecto,

Padre Brando Ibarra
Su Hermano y Amigo – Presidente de ANSH